1 de noviembre de 2013

Los clásicos se tiñen de sangre...

Ya comenzamos noviembre! Yujuu! Por fin se acaba octubre (y queda menos para las vacaciones de Navidad *---*). ¿Qué tal Halloween? ¿Os disfrazasteis? Contadme todo en los comentarios o por Twitter o por donde queráis, pero quiero saber qué hicisteis!

El artículo sobre el que os hablaré hoy es un poco macabro y puede acabar con la infancia de varios lectores... Bueno, no exageremos jaja. Os voy a hablar sobre la verdadera historia de los cuentos clásicos. ¿Sabíais que hay más violencia en el cuento de La Caperucita Roja que en una película de miedo? Pues eso y mucho más en este artículo. Allá vamos!


  • Todo sabréis que en el cuento de la Caperucita Roja, un cazador llegaba a tiempo para salvar a la abuelita y a Caperucita. Pero en el cuento original, el final no era tan feliz. En cuanto el lobo llega a casa de la abuelita, se la come sin miramientos y hace lo mismo con Caperucita. Lo peor de todo, era que el lobo descuartizaba a la abuela y le hacía comer su carne y beber su sangre a Caperucita.  Los autores querían que los jóvenes temieran a los desconocidos... y para enseñarlo utilizaron un método cruel pero eficaz: la violencia. Lo peor de todo, era que el lobo descuartizaba a la abuela y le hacía comer su carne y beber su sangre a Caperucita. 



  • Otro de ellos es Pulgarcito. Pulgarcito era un hijo muy pequeño que un día abandonan. Pulgarcito es engullido por una vaca que es engullida por un lobo, así que el chiquitín se encontraba dentro del lobo. Al final sus padres lo sacan. Pero esa no es la verdadera historia. La verdadera historia cuenta que unos padres abandonan a sus siete hijos (Pulgarcito entre ellos). Tienen que ir a vivir a una casa con unos ogros que los engullirán al día siguiente. Esos ogros tienen varias hijas con unas coronas encima para distinguirlas de las víctimas. Por ello, Pulgarcito les quita las coronas y se las pone a sus hermanos (sin importar que vayan a morir las hijas de los ogros). Al día siguiente, los ogros despedazan vivas a sus hijas. Y así acaba. Es una historia con final feliz para los protagonistas, pero demasiado macabra para un cuento infantil, por lo que lo reeditaron y lo convirtieron en una historia completamente distinta.
  • Hablemos de la Cenicienta. Quizá ha sido de las que más me ha sorprendido. Todos conocéis el cuento de la Cenicienta. Un zapato, un baile, una madrastra... Aquí se conservan muchos de esos factores, pero claro... todo es mucho más salvaje. Para empezar, el padre de Cenicienta enviuda y se casa con una mujer que tiene dos hijas. La familia esclaviza a Cenicienta. Cenicienta, un día les pide a unas palomas un vestido y unos zapatos bonitos. Baila con el príncipe sin que él recuerde su cara y ocurre toda la escena del zapato. Hasta aquí bien, pero cuando el príncipe comienza a buscar a Cenicienta comienza lo malo. Sus hermanastras se hacen pasar por ella rajándose un poco el talón para que les entre en el zapato, pero las palomas avisan al príncipe de que no son ellas. Y como castigo, las palomas les pican los ojos a las hermanastras hasta sacárselos.
  • La bella durmiente. Vale, este cuento es... un poco extraño. Todos conocemos la historia de la rueca y que la bella se queda dormida. Aquí ocurre lo mismo (la joven se llama Talía). Mientras está dormida a causa de la rueca, un rey la viola o.o Y salen dos hijos (ella sigue dormida o.o). Uno de ellos succiona la aguja de Talía y esta despierta. Cuando la mujer del rey se entera que este ha estado  iolando a Talía, manda matar a los hijos para comérselos y quemar a Talía. El rey, antes de  ue quemen a la joven, quema a su esposa. Y así termina. Tenemos a una violada, a dos hijos que iban a ser devorados, a un rey infiel y a una reina quemada en la hoguera. Bien... es un buen libro para niños, ¿no? jeje.

  • La historia de la Sirenita no es tan cruel. En ella Ariel le pide a la bruja del mar que le quite su cola y que pueda vivir fuera del agua para casarse con el príncipe. La bruja le advierte que sufrirá, pero Ariel no hace caso. Ella se acerca al príncipe, pero este se casa con otra. Al final Ariel muere y se convierte en espuma.
  • La historia de Ricitos de Oro cambia bastante, sobre todo porque el personaje principal no era una niñita, sino una anciana. Cuando los osos descubren que se ha colado, la queman, ahogan y la empalan en la aguja de un campanario.
  • La historia de Hansel y Gretel no cambia demasiado. En vez de encerrar a la bruja en un horno, la tiran a un caldero donde se va deshaciendo poco a poco.
  • Y por último la historia de Blancanieves. Este quizá si es un poco más cruel que el anterior. Todo es igual salvo que cuando Blancanieves y el príncipe se están casando, la bruja acude a la boda. Los aldeanos le ponen unas botas de hierro a la bruja hasta que acaba muerta de cansancio.
Y esto ha sido todo. Como veréis, la lista no es corta, pero me ha parecido un tema interesante para discutir. ¿Qué os ha parecido?


3 comentarios :

  1. Me sabía casi todas menos Ricitos de Oro, La Bella Durmiente y conocía otra versión para Blancanieves. Pudiste haber contado la verdadera de Pedro y el Lobo, tampoco es muy bella.
    Buena entrada para Halloween, que por cierto no es una fecha que me guste mucho.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Pues yo no había oído ninguna... al menos que yo recuerde. xD
    Buena entrada, sigue así!

    ResponderEliminar

Bienvenidos a El Placer en el Arte. Encontraréis reseñas, secciones, entrevistas, relatos... Todo lo que un buen amante de la literatura puede desear. Gracias por visitar el blog.
Arthur Keys